PsicologÍa:

Situaciones de desánimo y de dificultad (que se pueden reconducir para conseguir nuevos estados personales a través de sesiones de acompañamiento individual)
Cuando nos sentimos insatisfechos con nosotros mismos y nos cuesta avanzar.
Cuando aparecen problemas con personas de nuestro entorno y deseamos resolverlos.
Cuando ciertos hechos, circunstancias y/o situaciones (trabajo, hijos, pareja,…) nos angustian y nos bloquean.
Cuando el estrés, la presión social, la competencia, etc. nos genera malestar o rechazo y queremos cambiar algo para evitarlo.
Cuando nos vemos atrapados por el miedo, la inseguridad y la baja autoestima.
Cuando nos cuesta adaptarnos a los cambios personales y/o laborales.
Cuando queremos superar vivencias negativas.
Cuando queremos modificar algún hábito o algún aspecto de nuestra personalidad.
Cuando hemos perdido energía vital y la queremos recuperar.
Cuando tenemos los ánimos bajo mínimos